Compartir

La Contraloría General de la República dio a conocer el informe final sobre una auditoría al control administrativo y estado de las ambulancias asignadas por el Servicio de Salud Iquique a los centros de salud de la comuna durante el período comprendido entre el 1° de enero y el 31 de diciembre del año 2020.

En detalle, la revisión se orientó a comprobar el estado de las ambulancias del Centro Salud Familiar Dr. Héctor Reyno Gutiérrez, del Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU), como también de aquellos móviles utilizados por el hospital Doctor Ernesto Torres Galdames, en respuesta a una solicitud de fiscalización efectuada por el diputado Ramón Galleguillos.

Tras la investigación, la Contraloría constató que 7 conductores -3 del SAMU, dependiente del Servicio de Salud Iquique, y 4 del hospital- no estaban habilitados para conducir ambulancias debido a que no disponían de la licencia con la denominación A2, exigida para la conducción de estos móviles, o bien, ésta se encontraba vencida.

Por lo anterior, el Servicio de Salud Iquique y el hospital regional iniciaron sumarios administrativos con el fin de determinar las eventuales responsabilidades. Sin embargo, en el proceso disciplinario por licencias de conducir vencidas no se incluyó a los funcionarios del SAMU.

Ante esto, el ente regulador precisó que el Servicio de Salud Iquique deberá incorporar a estos funcionarios en el proceso sumarial, lo que deberá informar a la Unidad de Seguimiento de Fiscalía de esta entidad fiscalizadora, en un plazo de 15 días hábiles contados a partir de la recepción del presente informe.