Compartir

 

El robo de piezas y el deterioro de la infraestructura por las condiciones climáticas fueron algunas de las razones que llevaron al Estado a ingresar en 2005 a las ex salitreras Humberstone y Santa Laura al listado de Patrimonio Mundial en Peligro de la Unesco.

Desde ese momento se ejecutaron varios trabajos de recuperación, pero el 2013, en el Comité de Patrimonio Mundial en Camboya, se acordó la aplicación de un plan más acotado en un tiempo de cinco años. «Si bien se reconoció que el Estado había logrado armar un administrador del sitio muy competente, el que había frenado el robo de piezas, se estableció también una serie de obras prioritarias para para conservar los materiales», explicó a Emol el subsecretario del Patrimonio Cultural, Emilio De la Cerda.

«Sabemos que en la sesión del Comité de junio-julio de 2019 se revisará el informe de nuestro evaluador y el informe de Icomos sobre las salitreras. Nosotros creemos que el informe será favorable porque el Estado ha cumplido todos los compromisos»

Para evaluar los avances la semana pasada recorrió las salitreras Ignacio Gómez, experto designado por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés), organismo consultivo de la Unesco, quien próximamente elaborará un documento que podría permitir que las ex salitreras abandonen la situación de vulnerabilidad. «La visita fue súper positiva porque Gómez conoció la acción del administrador del sitio (Corporación Museo del Salitre), vio en terreno las restauraciones y se reunió con ex pampinos», indicó De la Cerda.

«Sabemos que en la sesión del Comité de junio-julio de 2019 se revisará el informe de nuestro evaluador y el informe de Icomos sobre las salitreras. Nosotros creemos que el informe será favorable porque el Estado ha cumplido todos los compromisos. Eso lo vemos como un buen augurio, pero somos muy prudentes en que la decisión le corresponde a la entidad”, afirmó.

Gasto millonario

El gasto en esta zona de la región de Tarapacá ha sido millonario y casi incalculable. Sólo en el manejo de bienes el Estado ha gastado $2.603 millones a través de transferencias efectuadas por el Programa Puesta en Valor de Subdere y el Fondo de Desarrollo Regional del Gobierno Regional. Por ejemplo, se han usado $128 millones para el cierre perimetral de las salitreras, $37 millones en la reparación del ex policlínico de Santa Laura y $1.061 millones en la habilitación del edificio de la pulpería de Humberstone.

Adicionalmente el Consejo de Monumentos Nacionales del Ministerio de las Culturas financió iniciativas complementarias en la Pulpería por $150 millones.

Estos no fueron los únicos objetivos alcanzados. «Se logró sacar la carretera que separaba a ambas salitreras mediante gestiones con autoridades. Se hizo un bypass y ahora se puede ver todo el sitio de manera integral y sin peligro para los visitantes. Eso ha supuesto un nivel de coordinación y de inversión de recursos públicos muy significativo en aras de la protección del bien», precisó De la Cerda.

Junto a esto se extendió el área de amortiguamiento, es decir, se firmó un decreto de Zona Típica de las ex salitreras para que se conservara todo el paisaje cultural, no sólo una zona reducida de construcción. «Ahora el polígono mayor incluso incorpora otras salitreras, como la oficina de Peña Chica, Don Guillermo y otras zonas de tortas de ripio (residuos mineros). Se toma en cuenta todo el proceso de minería», dijo.