Compartir

 

Más de 200 kilos de quesos frescos fueron interceptados por personal de Carabineros de la comuna de Pozo Almonte, los que fueron entregados a personal del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) por tratarse de productos de alto riesgo zoosanitario, por ser eventuales portadores de enfermedades animales como la Brucelosis bovina y la Listeriosis.

Además fueron interceptados más de 14 mil 500 unidades de huevo de gallina, los cuales eran transportados en un vehículo con destino Iquique, donde pretendían ser distribuidos para su comercialización al detalle.

Sue Vera, Directora Regional (S) del SAG Tarapacá explicó que a la fecha decomisaron más de 800 kilos de quesos frescos y maduros, de los cuales se desconoce su procedencia y sistema de elaboración.

“La incautación de quesos frescos y maduros por parte del SAG responde al riesgo zoosanitario que representa su proceso de elaboración, ya que desconocemos, por tratarse de un ingreso ilegal, su procedencia y si fueron elaborados con leche pasteurizada, pues de lo contrario, pueden ser portadores de enfermedades como la Brucelosis bovina y la Listeriosis, que pueden dañar gravemente nuestra ganadería”, sostuvo.

Fernando Chiffelle, seremi de Agricultura, agregó que descubrieron que los quesos eran envasados con bolsas de basuras y se transportaban sin ningún tipo de cadena de frío, lo que altera la aptitud de consumo de estos productos.

“Hace casi un año y después de mucho trabajo por parte del SAG y los ganaderos de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, la macro zona norte fue declarada libre de Brucelosis bovina, en un verdadero hito para Chile, y la internación clandestina de este tipo de productos es un verdadero atentado hacia la sanidad animal de nuestro país”, concluyó.

Añadió que los productos quedaron incautados por la normativa de Aduanas, por configurarse el delito de contrabando.