Compartir

 

En la Sala de Teatro del Centro Cultural de Alto Hospicio, se presentó la obra “La
Última Batalla” de El Teatro Universitario Expresión, dependiente de la
Universidad Arturo Prat, una pieza teatral del escritor iquiqueño Iván Vera-Pinto, a
la que asistieron un centenar de hospicianos.
Esta interesante obra, relata las aventuras y desventuras vividas por tres
veteranos de guerra; el chileno Hipólito, el boliviano Tiburcio y el peruano,
Pascual, es decir, una analogía directa con la Guerra del Pacífico de 1879.
Durante una hora y veinte minutos la historia se va desarrollando en el diálogo de
episodios trágicos, en otros amenos y divertidos, de estos tres hombres caídos en
desgracia cuyo único interés es poder saciar el hambre.
La historia además plantea una serie de interrogantes que van surgiendo del
diálogo y análisis histórico que van haciendo los protagonistas acerca de lo vivido
¿Qué pasó con aquellos héroes olvidados? ¿Qué pasó después de la guerra con
el campesino, el obrero, que sirvieron de soldados en defensa de la patria?
El alcalde Patricio Ferreira destacó la importancia de que se presenten este tipo
de creaciones culturales en la ciudad, señalando, “para nuestra administración es
fundamental promover este tipo de instancias, en donde la familia hospiciana tiene
la oportunidad de disfrutar de obras de calidad que además nos invitan a
reflexionar. Entendemos la cultura como pilar fundamental del desarrollo de las
personas y seguiremos trabajando por su fomento”, aseguró.
“La Última Batalla” intenta enaltecer a los héroes del pueblo, a los soldados
olvidados, aquellos que al igual que el marinero desconocido (que ocupa un
espacio considerable dentro de la escenografía de la obra), quedaron extraviados,
en el desierto, en la fosa común, en el fondo marino o en cualquier rincón
desconocido, y clama por un reconocimiento y existencia.
En la última batalla los antiguos soldados bolivianos, chilenos y peruanos, no se
enfrentan, se coluden, desde la Plaza de la Concordia, lugar rodeado de basura y

deshechos, traman dar la última batalla, la batalla por el alimento, la lucha por
sobrevivir, en un mercado lleno de gente insensible que no es capaz de ayudarlos,
unidos, prescindiendo de toda épica nacionalista.
La última batalla es interpretada por los actores Andro Gárate, Waldo Aguilar e
Iván Vera-Pinto; el diseño y producción teatral pertenece a Jeannette Baeza; la
iluminación y sonido está a cargo de Fernando Tapia, bajo la dirección del
profesor Vera-Pinto.