Compartir

 Dentro del trabajo de los inspectores también destaca el control a la informalidad, donde se cursaron 101 infracciones. Dentro del trabajo de los inspectores también destaca el control a la informalidad, donde se cursaron 101 infracciones.

Vehículos estacionados en lugares no permitidos, conductores con problemas con su licencia de conducir y la revisión técnica, fueron las multas que más se repitieron durante el período 2017 y cursadas por inspectores del Programa Nacional de Fiscalización de la Seremi de Transportes y Telecomunicaciones en la región de Tarapacá.

Tras un balance del trabajo realizado el año que recién pasó, se destaca que se realizaron 21.343 fiscalizaciones al transporte público y privado y se cursaron un total de 2.581 infracciones. Entre los servicios más fiscalizados destacan los taxis básicos (con 5.602 controles), los buses urbanos (1.973) y los buses rurales (1.691).

En cuanto a controles a vehículos que sin tener autorización realizan transporte de pasajeros, también hay un positivo balance del trabajo en la región. Durante el 2017 se realizaron 692 fiscalizaciones por informalidad, se cursaron 101 infracciones, y dada la situación de los aparcaderos municipales no se pudieron concretar retiros de circulación.

La Seremi (S) de Transportes, Nora Araya Valenzuela, señaló que el trabajo del Programa de Fiscalización seguirá incrementándose este año, buscando no sólo incrementar los controles, sino que estos tengan la mayor cobertura posible.

“Como Ministerio de Transportes queremos que las personas se trasladen de manera segura y en ese sentido, las fiscalizaciones juegan un papel relevante ya que es la forma que tenemos de comprar que los vehículos cumplen con las condiciones técnicas y de seguridad y que se cuenta con la documentación requerida”, sostuvo la autoridad regional.

Además de las fiscalizaciones al transporte público y privado, el Programa de Fiscalización de Tarapacá realiza controles a los servicios de transporte subsidiados, verificando el cumplimiento de recorridos, respeto de tarifas, y que operen de acuerdo a las condiciones impuestas por la Seremitt, además del control de plantas de revisión técnica, gabinetes psicotécnicos y escuelas de conductores.