Compartir

El gobierno decidió querellarse por el delito de incendio con resultado de muerte luego del ataque incendiario que terminó con la vida del cuidador del fundo Clarisa en Cañete, Juan Retamal Medina (48).

La acción judicial fue presentada en el Juzgado de Garantía de Cañete la mañana de este martes, oportunidad en la que el gobernador de Arauco, Humberto Toro, calificó el hecho como “atípico en la zona”. La autoridad explicó que el ataque se realizó en “un predio concordado por las comunidades, eso rompe con lo usual, y el tipo de panfleto hallado rompe con lo que se conoce”.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, tuvo escuetas palabras para lo ocurrido con el trabajador: “(Sabemos) solo lo que ha dicho el fiscal. Hasta ahora no tenemos antecedentes adicionales”.

La Asociación de Contratistas Forestales comparó la reacción del Gobierno con lo ocurrido tras el atentado en la casa del presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche.

El gerente del gremio, René Muñoz, indicó que “esto era algo que se veía venir, no hay control, no hay inteligencia (…) Es muy lamentable que haya muerto un trabajador y esperamos que se acometan las mismas acciones que se han hecho en Santiago por el también lamentable atentado al presidente del directorio de Codelco”.

La vocera de Gobierno, Paula Narváez, indicó que “es importante, antes de hacer prejuicios, objetivar la información para ir tomando decisiones que tienen que ver con una realidad dinámica, que va cambiando”.

El cuerpo del trabajador permanece en el Servicio Médico Legal de Concepción, donde se busca aclarar las causas de su deceso.

La entidad busca determinar si es que antes del incendio José Retamal se encontraba consciente o si había sido golpeado por los atacantes.

Rodrigo A. Longa T.