Compartir

La relación entre Disney y Netflix no está en su mejor momento desde que la empresa de Mickey Mouse decidió crear su propia plataforma de streaming y abandonar Netflix en 2019 como mínimo en Estados Unidos. Pero en los buenos tiempos de su relación concibieron una muy ambiciosa propuesta creativa: la creación de cuatro series de superhéroes y, una vez lanzadas todas, estrenar una miniserie con todos ellos. Y, después de ver Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist, ya tenemos aquí The defenders que Netflix estrena este viernes.

El responsable del departamento de televisión de Marvel, Jeph Loeb, no disimula que el objetivo era replicar el modelo con el que habían arrasado en cines. Iron Man, Capitán América y Thor primero tuvieron películas individuales antes de asaltar las salas con Los Vengadores, que recaudó 1.518 millones de dólares en todo el mundo. “La idea es que si las series funcionan, después cuando los mezclas todos juntos en The Defenders tiene que funcionar”, explica.

La interés como fan es presentar a Jessica Jones y Daredevil, o ver a Iron Fist pegando un puñetazo a Luke Cage

Loeb, que no solamente tiene experiencia como guionista en televisión (Smallville, Perdidos) sino también como escritor de cómics para Spiderman, Hulk o Capitán América, no se quita de la cabeza su faceta de fan de los superhéroes. ¿El motivo por el que se embarcó en este proyecto? Ver el momento en el que Matt Murdock (Charlie Cox), más conocido como Daredevil, se presenta a Jessica Jones (Krysten Ritter) o disfrutar con el primer puñetazo de Danny Rand (Finn Jones) pega en la cara a Luke Cage (Mike Colter) con su puño de hierro.

¿Y cuál es el argumento de The defenders? Los creadores Marco Ramirez y Douglas Petrie tienen ocho horas para crear un rival que esté a la altura de Jessica, Matt, Luke y Danny. “Queríamos que estos cuatro personajes tuvieran que enfrentarse a una persona realmente poderosa, de la misma forma que Daredevil tuvo a Wilson Fisk y Jessica Jones a Kilgrave”, cuenta Ramirez.

Sigourney Weaver, la mala de la función. (Netflix)

¿Y de quién se trata? Nada más ni nada menos que Sigourney Weaver (Alien, Avatar), que interpreta Alexandra, una amenaza tan enorme para Nueva York que los defensores no tienen otra alternativa que unirse para acabar con ella. “Cuando dice que soy la villana, bueno, pienso que sólo es una forma de ver mi personaje”, explica Weaver, que considera que tiene un personaje complejo y que le permitió moverse entre la comedia y la acción.

Si alguien temía que un personaje tan bien desarrollado como Jessica Jones se perdiera en esta miniserie coral, desde Netflix se esfuerzan en que estemos tranquilos. “Al principio no me podía imaginar otra persona escribiendo para Jessica y no sabía como podría funcionar”, reconoce la actriz Krysten Ritter, que había quedado encantada con el trabajo de Melissa Rosenberg, que había adaptado la superheroína en Jessica Jones. “Pero Marco es posiblemente una de las personas más adorables y con más talento que haya conocido”, dice para reconfortar a su público.

Los personajes recurrentes de las cuatro series también se pasan por la miniserie evento

Y, mientras es mejor no adelantar demasiados detalles de la trama, sí se pueden adelantar unas cuantas apariciones que agradecerán los espectadores que han visto todas las series hasta la fecha y que representan un total de 86 horas.

Repiten Elodie Yung (sí, Elektra vuelve), Jessica Henwick (Colleen Wing), Rosario Dawson (la enfermera Claire Temple, el único personaje que aparece en todas las series), Rachael Taylor (Trish Walker), Eka Darville (Malcolm, el vecino drogadicto de Jessica), Elden Henson (Foggy Nelson, el socio de Matt), Deborah Ann Woll (Karen), Carrie-Ann-Moss (la implacable abogada Jeri Hogarth) y Simone Missick (la carismática Misty Knight).