Compartir

La declaración del Instituto Nacional de Derechos Humanos fue emitida por decisión del Consejo ante la situación que enfrenta el país.

La situación en el país, con hechos de violencia y movilizaciones sociales, así como la dictación del Estado de Emergencia en las principales ciudades del país, muestran una grave crisis para la población chilena. Todos y todas nos hemos visto afectadas e impactadas por estos hechos.

El INDH, desde el inicio de las manifestaciones el día 19 de octubre y en todo Chile, ha tomado contacto directo con mil 333 personas detenidas, siendo 181 niños, niñas o adolescentes, en 79 visitas a unidades policiales. Ha realizado 32 observaciones de manifestaciones; ha visitado recintos hospitalarios constatando 88 personas heridas con ocasión de la situación del país, con arma de fuego, con 5 personas graves y 1 con riesgo vital. El INDH, asimismo, ha interpuesto 12 querellas por denuncias de torturas y apremios ilegítimos, 1 amparo constitucional ante Corte de Apelaciones y 2 amparos ante Juez de Garantía. Los datos antes referidos se complementan con las cifras que otras organizaciones y servicios públicos han informado.

El INDH mira con preocupación la situación de niños, niñas y adolescentes expuestos directa e indirectamente a hechos de violencia; manifestantes, policías y militares expuestos a situaciones de riesgo; interrupción de servicios públicos, especialmente el transporte en la Región Metropolitana con la destrucción de estaciones del Metro de Santiago; la falta de respeto del derecho a la reunión pacífica y sin armas, en donde se ha observado el uso desproporcionado de la fuerza pública, tanto de Carabineros como de personal de las Fuerzas Armadas desplegadas; denuncias de comunicadores sociales agredidos y detenidos; cierre y saqueos de supermercados y otros establecimientos comerciales básicos para la población, lo que ha ocasionado dificultades para el desarrollo normal de la vida de muchas personas; cancelación de clases en establecimientos educacionales, con una especial afectación para los niños y niñas que reciben su ración alimenticia en dichos recintos. Se ha generado una sensación de inseguridad y temor en nuestro país, lo que afecta gravemente la convivencia democrática y el ejercicio de los Derechos Humanos reconocidos en la Constitución y en los Tratados Internacionales vigentes y ratificados por Chile.

Se hace imprescindible que todos los sectores de la sociedad contribuyan, con sus acciones y dichos, a un clima de paz, necesario para preservar el Estado Democrático de Derecho.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos, corporación autónoma de derecho público, encargada de proteger y promover los derechos humanos en nuestro país, hace un llamado a todos los sectores políticos y sociales a entablar un diálogo amplio que permita dar soluciones a las demandas sociales, para así reconstruir las confianzas y reparar la convivencia social pacífica.