Compartir

 

  • Metal en pepitas estaba oculto en la carrocería de un vehículo peruano que pretendía llegar hasta Arica

 

  Veinte bolsas con 24 kilos 173 gramos de plata fina detectaron funcionarios del Servicio Nacional de Aduanas en el complejo fronterizo Chacalluta. El metal estaba escondido al interior de un vehículo peruano que pretendía llegar hasta Arica.

El Director Regional de la Aduana de Arica, Hugo Yávar Oñate, señaló que durante las labores de control en las distintas islas del complejo fronterizo, “los fiscalizadores apostados en la Isla N°1 perfilaron un vehículo y lo sometieron a una revisión especial, detectando 20 bolsas con pepitas de plata fina escondidas en distintas partes de la estructura del móvil”.

El conductor, el ciudadano peruano E.P.H., fue acusado por contrabando y su auto también quedó incautado por formar parte del delito. “Si bien la plata es un metal de lícito comercio, el ocultarla para defraudar a la hacienda pública mediante la evasión de impuestos configura el delito de contrabando”, agregó Yávar.

Las pepitas de plata fueron tasadas por un perito de la Caja de Crédito Prendario y se estableció que son de buena ley. El valor de la mercancía es de $8.943.537 y los impuestos dejados de percibir ascienden a $2.427.276.

El conductor quedó apercibido según el Artículo 26 del Código Procesal Penal y se expone a penas de cárcel y millonarias multas.