Compartir

Hoy a las 8 horas se entregaron las dependencias de la Universidad Arturo Prat, luego de estar casi dos meses en una toma feminista organizada por las alumnas de dicha casa de estudios.

La toma había sido decidida en la Asamblea de Mujeres de la Unap y se  ocuparon la sede central de Playa Brava, luego otras sedes, y uno en los motivos principales de la acción de las universitarias fue la acusación de presuntos casos de abusos y acosos sexuales por parte de académicos y alumnos.

Las estudiantes, al igual que en otras universidades del país, paralizaron las actividades de la Universidad Arturo Prat y sostuvieron varias reuniones con una mesa negociadora que se conformó con miembros de la directiva de la Unap.

Luego de estas reuniones, en las que se abordaron los temas de un petitorio entregado por las universitarias, se llegaron a algunos acuerdos por lo que la toma no seguirá y los estudiantes podrán volver a clases.

Una de las integrantes de la Asamblea de Mujeres de la Universidad Arturo Prat, Camila Daza, explicó que se lograron algunos avances respecto a la inclusión, la diversidad sexual y que en relación a los casos de presuntos académicos y alumnos que habrían acosado a jóvenes de la casa de estudios, señaló que se van a recepcionar e investigar.

“Siempre queda algo, faltaron algunas cosas porque es mucho lo que se abarca, igual vamos a seguir en actividades y esto marca un precedente de parte de las mujeres de la Unap”, sostuvo la alumna.