Compartir

Mientras Marvel se proponía estrenar 20 películas en 10 años (bueno, 19) para cimentar su Universo Cohesionado y Star Wars nos prometía que todos los años tendríamos una nueva película sin importar su calidad, Pixar y el director Brad Bird, fieles a sus convicciones y a su espíritu de narradores, decían “no habrá una secuela de Los Increíbles hasta que haya una buena historia que contar”. 14 años después, “Los Increíbles 2” se exhibe en nuestras salas y es maravillosa.

Soy de las personas que sufre “fatiga de superhéroes” y que este tipo de filmes lo deja indiferente -es posible que haya escrito esto antes- pero este film es prueba de que el problema no es el género (si, yo diría que ya podemos hablar de “género de superhéroes) si no del tratamiento y las motivaciones para su existencia.

Comenzando en donde termina su antecesora, Los Increíbles derrotan al Underminer causando clásicos estragos de superhéroes en la ciudad. El Estado cancela el programa de subvención para superhéroes en retiro y los Parr quedan en la calle. Un millonario empresario les ofrece entrar en un programa que promete volver a legitimizar a los supers y es Elastigirl quien debe ser la embajadora, dejando a Mr. Increíble en la casa, al cuidado de los niños.

Definitivamente, Los Increíbles 2 entran en la pequeña lista de secuelas que son iguales o mejores que la original. No es sorpresa que cada película Pixar sea visualmente mas impresionante que la anterior y la actualización de los diseños de los personajes es impresionante. El nivel de realismo alcanzado en estas películas debería ser suficiente para agradecer estar vivo en esta época y no viendo King Kong en 1933.

Brad Bird es un excelente narrador y sabe muy bien como mezclar géneros, estilos y ritmos para crear algo nuevo. Tal como Remi mezclaba sabores en Ratatouille, Bird es capaz de despertar nuestro niño interior y regocijarnos de alegría. Esta película es, por sobre todo, muy entretenida. Sus dos horas de duración se pasean frente a tus ojos en un instante pero terminas satisfecho.

Showtime

Hay acción, comedia, drama, misterio y emoción en perfectas dosis pero no solo eso; maneja la contingencia de manera muy precisa. El cliché de “el papá se queda en la casa y no sabe hacer nada” se va de inmediato por la ventana abordando la situación de la madre que trabaja fuera de casa de una manera refrescante. En esta oportunidad es Elastigirl quien se luce pero la película jamás se vuelve oportunista. No es el turno de Elastigirl de brilla porque es mujer si no por quien es como personaje. En general, el tema familiar es clave en Los Increíbles y aunque en esta oportunidad no es parte del conflicto, es igual de importante al ser parte del desarrollo de los personajes.

En lo que se refiere a escenas de acción y aventuras, esta película me hizo pensar en lo poco imaginativo que es Marvel en este departamento. Tony Stark se saca de la manga cualquier invento conveniente para el momento y hay que creerle porque es Tony Stark. Hulk no hace mas que golpear. El martillo de Thor y el escudo del Capitán América son lo mismo y ninguno de los dos tiene mas de tres trucos. En Los Increíbles 2 es impresionante ver las creativas, diversas y sorprendentes formas en que estos personajes utilizan sus poderes sin jamás salirse de los limites establecidos en el principio. No hay nada irreal dentro de este universo fantástico perfectamente establecido, aquí tu sientes que la gente puede morir y cuando los personajes están en peligro, tu de verdad sientes que están en peligro. Infinity War logró eso pero lo destruyó al final. Aquí no pasa eso. Es consistente. Hasta el final.

Brad Bird siempre nos recuerda que la animación no es un género, que es un medio. No son solo películas para niños y aunque Los Increíbles 2 es técnicamente una película para niños, en rigor, es una excelente película y punto.

-Sociopedro

Escuchen Spoilers: Hablemos de Cine todos los sábados a las 16 hrs. en radio Acierto 106.7 fm, síguenos en Twitter y descarga los podcast en Soundcloud y Mixcloud