Compartir

El piloto iquiqueño sigue con un buen rendimiento en las rutas de Argentina y abrochó una gran undécima etapa en el rally más importante del mundo, escalando posiciones en la clasificación general a tres jornadas del final.

La undécima etapa del Dakar 2018 era calificada como clave por los especialistas. José Ignacio Cornejo cumplió un gran recorrido en la primera parte de la maratón Belén-Fiambalá-Chilecito, y sigue cumpliendo una gran actuación en territorio trasandino.

A bordo de su moto, el representante de Honda HRC debió sortear los 205 kilómetros de enlace y una especial de 280 kilómetros, donde el calor y la arena nuevamente fueron protagonistas, el iquiqueño demostró su talento, capacidad física y mental, para superar una decisiva carrera.

El deportista nacional completó la especial cronometrada en 4 horas, 28 minutos y 41 segundos, ubicándose en la décima posición de la etapa 11, a 27 minutos y 8 segundos del ganador de la competencia, el británico Toby Price.

Cornejo consiguió escalar un par de posiciones en la clasificación general gracias a su actuación en la primera parte de la maratón, avanzando hasta la novena ubicación de la tabla, a 2 horas, 5 minutos y 57 segundos del austriaco Matthias Walkner.

El iquiqueño sigue firme en el podio de sudamericanos en la categoría motos y enciende la lucha por ser el mejor chileno de la categoría con otro de los mejores exponentes del país, Pablo Quintanilla, cronometrando sólo 13 minutos más que su compatriota.

“Nacho” analizó su recorrido por la primera parte de la etapa maratón: “Hoy fue una etapa buena, más corta que las otras, pero muy dura, piso muy roto, con muchas piedras… así que fue muy peligroso, por lo mismo fuimos muy tranquilos para no arriesgar caídas, ni nada, así que me sentí bien, mañana se viene una dura segunda parte de la maratón”, señaló el deportista.

La duodécima etapa del Dakar será la segunda parte de la maratón, uniendo Fiambalá-Chilecito-San Juan, los competidores pernoctarán en un campamento ubicado en un camino aislado, donde diseñarán su estrategia para otra de las etapas claves de cara al tramo final de la competencia.

La capacidad física será una de las claves de esta jornada para los motociclistas, debiendo afrontar pasos pedregosos y cientos de curvas. La especial cronometrada será de 375 kilómetros, sumando otros 348 kilómetros de enlace.