Compartir

Al recibirlo, el jefe comunal le obsequió al Santo Padre un libro con la historia del proceso de integración de Iquique con Sudamérica.

Cerca de las 10:15 horas de este jueves 18, pisó suelo iquiqueño el Papa Francisco luego de aterrizar en el Aeropuerto Diego Aracena, el avión que lo trajo desde Santiago.

En la misma losa del terminal aéreo, el Sumo Pontífice fue recibido oficialmente por el Obispo de Iquique, Guillermo Vera, además de autoridades regionales, provinciales y el alcalde Mauricio Soria Macchiavello. Este último, aprovechó los
segundos de saludo al Santo Padre para obsequiarle un libro con la historia de la integración de Iquique con Sudamérica, a modo de presente a nombre de la Municipalidad y de la comunidad iquiqueña.

“Con este regalo, queremos demostrarle al Papa Francisco que nuestra ciudad ya tiene una tradición histórica en materia de integración y recepción de inmigrantes. En los pocos segundos que tuve para conversar con él, pude contarle que Iquique
ha sido un pilar fundamental en la unión de nuestros países y en la construcción de una América más unida”, expresó el jefe comunal iquiqueño.

Posteriormente, Francisco y su comitiva se dirigieron hasta el Campus Lobito para celebrar la Santa Misa donde entregó una homilía en cuyo mensaje llamó a respetar los derechos de aquellos que llegan desde otras tierras a mejorar sus vidas
en nuestro país y valorar todo lo que ellos tienen para aportar.
Tras finalizar la eucaristía, Soria Macchiavello destacó el mensaje de apoyo y valoración a los inmigrantes entregado por el Santo Padre.

“Iquique es una ciudad que nació, en gran parte, gracias a los inmigrantes y ha ido formado su carácter multicultural, teniendo en cuenta a quienes llegan de otras latitudes. Eso permanece hasta hoy y esperamos que siga siendo así”, finalizó el alcalde de Iquique.