Compartir

La región de Tarapacá ha centrado esfuerzos que permiten relevar la temática medio ambiental, reflejo de ello es que en el FNDR 2017 se otorgó por primera vez recursos a disposición de organizaciones sociales para ejecutar proyectos ambientales que favorezcan el entorno y mejoren la calidad de vida de los habitantes. Sin embargo, siguen siendo preocupantes las acciones en materia medio ambiental. En este aspecto, entre muchas otras problemáticas, debiéramos enfocarnos en dos ejes de forma urgente.

Primero, se requiere otorgar una solución eficaz y oportuna al relleno sanitario que afecta a los vecinos y vecinas de la comuna de Alto Hospicio,  ya que es inaudito que no podamos hacernos cargo de la basura de nuestras propias localidades.

Por otro lado, la necesidad de tener una ciudad más limpia es lo que más se repite cuando le preguntamos a la ciudadanía las problemáticas locales, y no es porque exista un servicio deficitario para retirar la basura, por el contrario somos los propios ciudadanos quienes no hemos tomado conciencia de que la basura acumulada se transforma en focos infecciosos y que dan mal aspecto a la ciudad. Ante esta razón, es necesario  invertir en programas de educación ambiental, de manera de que cada uno de nosotros tome conciencia y comience a tener conductas responsables con el medio ambiente.

 

Por último y dentro de esta misma línea (conciencia medio ambiental), debemos valorar el anuncio de  la Presidenta Michelle Bachelet ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, quien presentará un proyecto de ley que prohibirá el uso de bolsas plásticas en ciudades costeras. Esta medida, que ingresará en octubre al Congreso, nos permitirá sin lugar a dudas avanzar y asumir un mayor desafío sobre cómo nos hacemos cargo de nuestro entorno y su ecosistema.