Compartir

Los Hijos, los niños son un problema, nadie debiera atreverse a tenerlos, son seres indisciplinados, sin modales, gritan, hacen ruidos molestos, cuestan Mucho dinero, Te restringen el ingreso a muchos lugares, Tener hijos no es negocio, como bien lo saben los millonarios, Es que ser padre, además de mal negocio, resulta que restringe el ocio y te restringen la vida.

Me ha tocado en este viaje ser testigo de cómo son discriminados los niños, en muchos aspectos, en muchos lugares, en Hoteles, en Hostales, cuando quieres una reserva, la pregunta es, “¿Vienen con Niños?” Al escuchar la respuesta si, te dicen “No tenemos habitaciones”, cosa curiosa que al mismo Hotel, sin hijos, si tienen habitaciones. Los Taxis evitan llevar gente con coches, o te cobran el doble. Restaurantes no permiten niños, menos coches, a las palabras de “Ustedes pueden Ingresar, pero El Niño lo deja afuera con el Coche”, ¿De Verdad? Que pasa en esta sociedad, tan capitalista, Tan desarrollada, donde los Niños son menospreciados? Será que nos Olvidamos que fuimos Niños? Será que algunos nacieron adultos? O será que el futuro de Chile, el Activo más Importante de una Sociedad no son las grandes torres, ni grandes condominios, ni buques de guerra, ni armas… Sino que lo son Los Niños.

Para ustedes, los lectores que son los Niños? Son Un Problema? O son una Bendición?

Para mí es un personita frágil e indefensa, un alma que comenzó a deformar el cuerpo de su madre. Mientras veía su vientre crecer, yo lo esperaba y mientras buscaba su nombre, veía la luna, mientras me moría al sentir sus piernas frágiles, mientras pateaban en la oscuridad de un vientre que lentamente iba madurando.  Soñaba contigo y con los ojos húmedos, le imaginaba tan alto y en la cima del mundo.

Mientras pintaba en las paredes de su cuarto sueños en color, mientras iba restando sin parar días al calendario, esperando que llegara, solo pensar en el me hacía aceptar este nuevo escenario. Y Aunque sé que el mundo es como es y aunque sé que no puedo cambiárselo, siempre lo seguiré para darle una Mano, Para que nunca estés solo.

Yo siempre le espere, hoy viendo el color de su mirada y el timbre de su voz, le ruego al cielo que le deje llegar lejos. Mucho más que yo.

A ti hijo, hoy que tanto te espere, y mientras te miro conmigo en el espejo, me doy cuenta de que antes que nacieras, ya te amaba.

De esta y muchas maneras la gente vive su paternidad, ya sea como, padre, madre, tío, tía, abuelo, abuela y muchas más, aunque por medio de la empatía he intentado entender la discriminación que la sociedad y que algunas empresas realizan sobre los niños, no la entiendo. Esta Crónica que sea un llamado de atención a todos aquellos que ponen por delante de estas personitas indefensas, sus propios intereses. No discriminen a los Niños ni a sus familias, Recuerden que todos fuimos Niños y niñas en algún momento de la vida. Den espacio al futuro de Chile, ya que Mil Tanques o Mil Máquinas de construcción jamás podrán construir Un Solo Niño.

 Rodrigo A. Longa T.