Compartir

Móviles han sido sacados en operativos conjuntos de Aseo y Ornato e Inspectores Municipales

Día a día se puede ver el trabajo que la Municipalidad de Iquique realiza con el fin de despejar las calles de la capital regional y retirar los viejos vehículos abandonados que, muchas veces, sólo sirven de guaridas para el consumo problemático de drogas y alcohol.

En ese sentido, sólo durante este 2017, un total de 103 han sido los vehículos en estado de abandono que se han retirado de las calles de la ciudad. Desde autos pequeños hasta buses y camiones, todos han sido llevados al Corral Municipal, en el sector de Los Verdes, manteniendo procesos vigentes en el Primer, Segundo y Tercer Juzgado de Policía Local de Iquique.

Para realizar el retiro de estos vehículos abandonados, en primer lugar, los inspectores municipales canalizan las denuncias que se reciben todos los días. Luego, se notifica a los propietarios de los vehículos sobre el estado de abandono de los mismos, y en caso de no obtener respuesta, se procede al retiro mediante la utilización de camiones y maquinaria de la Dirección de Aseo y Ornato.

El costo diario del bodegaje de los vehículos en el Corral Municipal, durante los diez primeros días, es de 0,0125 Unidades Tributarias Mensuales para motos; 0,025 UTM para automóviles, furgones, jeeps, station wagon y camionetas pick up y 0,05 UTM para buses y camiones de hasta 8 toneladas. A partir del undécimo día, esos valores se duplican.

El propietario del móvil retirado dispone de 30 días para recuperarlo desde el corral, pero, transcurridos cinco meses desde la fecha de retiro y de no haber reclamo alguno por el vehículo, éste se ingresa a la nómina de especies sujetas a remate.