Compartir

Tras el duelo en Talcahuano, los Cruzados regresaron al Complejo Raimundo Tupper para enfocarse en el duelo por la Fecha 14 del Campeonato de Clausura 2016-2017.

En el primer entrenamiento de la semana, los trabajos estuvieron divididos. Por una parte, el once inicial que enfrentó a Huachipato se dedicó a la recuperación muscular, realizando diversos ejercicios regenerativos.

Paralelamente, los arqueros estuvieron en sus labores específicas, mientras que el resto de los jugadores realizaron su activación física correspondiente, un ejercicio de duelos y luego le dieron protagonismo al balón.

De esta manera, Mario Salas llevó a cabo varias sesiones de fútbol en espacio reducido, con el objetivo de potenciar la posesión de balón, agilidad y reflejos de La Franja, para luego intensificar el trabajo para las próximas sesiones.