Compartir

En el Salón Oscar Hahn de la Universidad Arturo Prat (UNAP) se lanzó, el pasado 29 de marzo, el libro “ABC del Wellness Corporativo”, de los Doctores Jorge Osorio (del Instituto de Estudios de la Salud de la UNAP), y Jamie R. Guined (Astronauta del Centro Espacial Johnson de NASA, EE.UU.).

A la cita concurrieron también el Director del Instituto, Julio Brito; y la Doctora Patricia Siqués, junto a autoridades académicas de la UNAP, y profesionales vinculados al mundo de la salud y el deporte. Como invitados especiales asistieron Oscar Pérez, Superintendente de Salud de la Minera Doña Inés de Collahuasi; Eduardo Rodríguez, Coronel Teniente del Ejército; y Pablo García, representante del Alcalde.

Conocieron, en general, los resultados de los estudios que explican la incidencia de una mala condición física en el ámbito laboral, que termina por concretarse en ausentismo y merma en la productividad.

Para Guined y Osorio, “hoy muchas empresas establecen programas de intervención para mejorar la salud y la condición física de los trabajadores, porque además de todos los beneficios directos para los trabajadores, también se ha demostrado que mejoran variables de la empresa e incluso mejoran su rentabilidad. Estas intervenciones se conocen como Wellness Corporativo”.

Osorio detalló que “El ABC del Wellness Corporativo” explica en cuatro capítulos temas como estrategias para los programas de intervención, ausentismo laboral, productividad y rentabilidad.

En casi 150 páginas, los autores compartieron experiencias de empresas que han encontrado que, incluso por cada peso que invierten en sus programas, reciben un retorno de inversión de entre $3 y $5.

WELLNESS CORPORATIVO

“El ABC del Wellness Corporativo” es un libro que también se lanzará en Argentina, y está dirigido tanto a trabajadores como empresas, focalizándose en los beneficios de los programas de salud y actividad física.

¿Por qué tanto interés en los astronautas? La respuesta la tiene Jorge Osorio, al indicar que “el modelo de exposición espacial a baja gravedad es interesante a seguir debido a que simula los efectos del desentrenamiento en las poblaciones laborales que desarrollan trabajos que no estimulan al sistema cardiorespiratorio y muscular, con efectos nocivos sobre la salud”.

En este sentido, Jamie es parte de un equipo supra especializado que investiga los efectos tanto de corto como largo plazo que tienen los vuelos espaciales sobre la fisiología humana, en especial sobre el hueso, músculos, y el sistema cardiovascular.

Expresamente, el equipo investiga cómo la exposición a la microgravedad y gravedades reducidas afectan el funcionamiento humano.

RENDIMIENTO EN AMBIENTES EXTREMOS

El Doctor Jorge Osorio confidenció que conoció a Jamie hace siete años atrás, cuando trabajaba en NASA el 2010. “Me interesó porque me dedico al trabajo en la minería de altura, donde ocurren cambios similares a la exposición a la microgravedad, como la disminución de la masa muscular y ósea, que implica un desentrenamiento”, explicó.

En su investigación, concluyó que “el desentrenamiento físico simula la exposición a la microgravedad, los huesos se tornan más porosos y los músculos más débiles. Jamie estaba en un Proyecto de Fisiología del Ejercicio y Contramedidas, que eran para reducir y mitigar el impacto de la microgravedad sobre los astronautas. Desarrolló una serie de tecnología. Conversamos sobre cómo podíamos mitigar los efectos de la hipoxia hipobárica sobre la disminución de la masa muscular y la ósea”.

Osorio recordó que “por los años ‘70 comenzaron los proyectos de contramedida una vez que llegaban a la tierra los astronautas, y sufrían fracturas espontáneas. Sus huesos eran tan débiles que no soportaban la fuerza de gravedad del planeta. Desarrollamos una línea de trabajo que finalizó en este libro, y está dedicado a los trabajadores, para que tengan un estilo de vida saluble, acorde a su alto nivel de profesionalismo. Para las empresas es un desafío invertir en el capital humano y en la productividad laboral”.

Enfatizó, por ende, que “la preparación también es sicológica, e implica tener una mente en fitness acondicionada para las condiciones extremas. Queremos levanter interés por los ambientes extremos. La microgravedad es un ambiente extremo, la hipoxia hipobárica también lo es, como el frío, el calor, el aislamiento, hay mucho por investigar en rendimiento”.

INSPIRACIÓN HABITAT

El Doctor Jorge Osorio comentó, finalmente, que las observaciones de la investigación son una intersección con miras al Proyecto Habitat. “No conocemos los límites del rendimiento humano, después de tantos años de investigación. En deporte todos los días, o frecuentemente se logran records. También hay variabilidad biológica y razas que pueden soportar mejor otros ambientes que otros”, reseñó.

Finalmente, el Investigador compartió que “uno de sus clientes dispone del gimnasio más alto del mundo, en una minera de la Región de Tarapacá que se encuentra a más de cuatro mil 500 metros de altura, y es frecuente ver todos los días personas que entrenan en altura, pero controlados en ese entorno”.

“Con instrumentos como el saturómetro de oxígeno, se mide el nivel de oxigenación en casos extremos. Tiene que ser acompañado de seguimientos biomédicos y estudios científicos. Es un libro de distribución gratuita, los comentarios son bienvenidos, y su lectura muy apreciada. En una semana más se podrá bajar la version digital del libro desde la página del Instituto Estudios de la Salud”, concluyó.