Compartir
  • Procedimientos se registraron en las avanzadas El Loa y Quillagua. El año pasado hubo un aumento de 65% en la cantidad de imputados por este delito.

Doce personas con ovoides de cocaína, entre ellas una embarazada, fueron interceptados en las últimas 24 horas por fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas en las avanzadas de El Loa y Quillagua. En total se incautaron 767 cápsulas con un peso total de 9 kilos 204 gramos.

Todos los involucrados son de nacionalidad boliviana y se desplazaban en buses interprovinciales desde Iquique a Antofagasta, Calama, Copiapó y Santiago.

El primer procedimiento se registró durante la madrugada en la avanzada El Loa e involucró al estudiante L.R.O. (19) que viajaba a Santiago con 100 ovoides de cocaína en su estómago. Luego los aduaneros sorprendieron al albañil E.Y.M. (22) con 50 ovoides y a la comerciante R.V.P. (37) con 94 cápsulas con un peso  de 1 kilo 37 gramos. A diferencia del hombre que había tragado la droga, la mujer llevaba la cocaína adherida a su abdomen tratando de disimilarlo con su vientre de 6 meses de embarazo. Ambos querían llegar a Santiago.

En otro bus fueron interceptados el artesano R.H.C. (27) y el albañil N.P.N. (18) con 50 ovoides cada uno. Al ser descubiertos relataron que habían tragado las cápsulas en Colchane y debían entregarlas en Copiapó.

Las fiscalizaciones siguieron con su tarea y en un bus que viajaba desde Iquique a Antofagasta entrevistaron al agricultor I.L.B. (34), quien relató que había tragado 70 ovoides con cocaína y que viajaba junto a su sobrina, la estudiante A.B.I. (21). La joven llevaba otros 63 ovoides y ambos ingirieron la droga en Cochabamba.

A las 9.45 horas los aduaneros interceptaron al albañil E.D.S. (33) con 100 ovoides en su estómago. Los tragó en Oruro y su objetivo era llevarlos hasta Santiago donde sería contactado por otro ciudadano boliviano y supuestamente le pagarían US$ 800 dólares.

Minutos después y en otro bus interprovincial los fiscalizadores sorprendieron al chofer M.J.A. (26) con 70 ovoides y al empleado P.M.Y. (22) con 50 ovoides. Ambos ingirieron la droga en Cochabamba y su destino era Santiago.

En forma paralela, en la avanzada de Quillagua, los aduaneros también interceptaron a tragadores de ovoides. El primero en caer fue el albañil E.R.F. (26), quien dijo haber tragado 33 cápsulas en el pueblo de Pisiga. Similar relato entregó el chofer N.CH.C. (28), que viajaba con 37 ovoides, y ambos tenían como destino Calama.

El Director Regional de la Aduana de Iquique, Ricardo Aceituno, alertó sobre los riesgos que corren las personas que ingieren cápsulas con droga. “Se trata de un método de ocultamiento muy peligroso, puesto que la persona corre el riesgo que se rompa el envase y puede morir en forma inmediata”, señaló el Director, quien agregó que el año pasado los aduaneros iquiqueños interceptaron a 213 tragadores con un total de 17.040 ovoides con un peso total de 194 kilos 128 gramos. “Si comparamos la cantidad de imputados por este tipo de ocultamiento hubo un alza de 65% al comparar el año 2016 con el 2015”.