Compartir

Empresa entregó dos explicaciones de su aspecto y asegura dejarla sin problemas para el inicio del Clausura.

Poco más de una semana queda para el inicio del Torneo de Clausura y ya algunos hinchas del fútbol mostraron su preocupación en Twitter por la cancha principal del estadio Calvo y Bascuñán.

Esto porque durante estos días se pudo apreciar que el césped no lucía en las mejores condiciones, notándose como si estuviese quemado o descolorado en varios sectores del campo de juego.

Durante la tarde del domingo Deportes Antofagasta se enfrentó a Cobreloa en un amistoso a puertas cerradas, tanto para la gente como para los hinchas.

Y si bien algunos jugadores comentaron que la condición de la carpeta de pasto no significó un obstáculo determinante para mover el balón, ya que de hecho los Pumas vencieron por tres a cero, sí reconocieron que el campo se sentía “más pesado” para jugar.

Tal es el caso del volante Cristian Rojas quien declaró a La Estrella que “el tema de la mantención de la cancha no le compete al club, pero sí estaba un poco pesada, no en las mejores condiciones. Al margen de eso, sabemos que están trabajando para mejorarla. Conversando con la gente encargada nos han dicho que siguen manejando el tema para tenerla en óptimas condiciones para el inicio del campeonato”.

Similar opinión tiene el volante Gabriel Sandoval, quien dijo que “se nota que está un poco dañada. Botaba mal el balón y estaba seca en algunos lugares pero tenemos fe que lo van a mejorar”.

 

La empresa a cargo de la mantención del césped es Parque Johnson y su gerente de producción, Cristóbal Arnaiz, se refirió a la apariencia del campo de juego, aclarando que se trata de un problema principalmente estético y que no afecta el juego.

“Todas son cosas estéticas porque para el uso de los partidos oficiales, la primera prioridad en la que nosotros trabajamos es que se pueda jugar bien y que los jugadores no se lesionen”, agregó.

Respecto a la apariencia del pasto, el ejecutivo entregó dos explicaciones. La primera correspondería a una proliferación de larvas de polilla a fines de diciembre y que incuban en el pasto, lo que aseguró que es algo que se está controlando.

Además, sostuvo que “la cancha se está limpiando para que tenga una cobertura de pasto menos pesada. La máquina prácticamente pela la cancha”, añadiendo que se ve amarillenta porque se trataría de la base del césped.

“Si tú dejaras la cancha larga, acolchonada, pareciera que se ve más bonita pero al final es mucho más mala. Se está cortando más baja y preparándose para los eventos”, dijo en referencia tanto al partido de local ante los “Ruleteros” y el Festival de Antofagasta.

La administración del estadio está a cargo de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco). Al respecto, el director Ignacio León complementó la explicación de la empresa: “Al terminar el campeonato nacional se hace un trabajo exhaustivo en la cancha, con corte hacia el inferior del pasto (verticorte) y eso provoca que se vea un poco más oscuro. Es parte de la mantención y programación”.

28 de enero – Iquique vs Antofagasta, se enfrentarán en un amistoso de vuelta.

2 Partidos de local seguidos tendrán los Pumas: U. de Concepción y Palestino.