Compartir

 

El terrible incendio sucedido este domingo, obligo al obispo de Iquique, Guillermo Vera, a trasladarse hasta la localidad de  Mamiña para constatar  personalmente los daños causados por el siniestro a la iglesia del poblado; la cual, había sido reinaigurada en 2008.