Compartir

“Esperamos que nunca seamos afectados por un sismo y posterior tsunami como los señalados en los estudios, PERO QUE QUEDE EN VUESTRAS CONCIENCIAS y, eventual responsabilidad civil y penal, si estos hechos llegasen a acaecer”, precisa el Alcalde Mauricio Soria Macchiavello en la carta entregada al mediodía de ayer a los Directores y Ejecutivos de la Empresa Portuaria de Iquique (EPI).

La autoridad comunal tomó conocimiento que el Directorio de la empresa organizó su reunión en Iquique y preparó una carpeta, para cada uno, con antecedentes científicos a partir de los cuales funda su inquietud respecto los estragos en el área urbana generados por contenedores a la deriva tras un terremoto, grado 9, y posterior tsunami. Cabe hacer notar que el 12 de diciembre pasado EPI adjudicó, durante 10 años, a la empresa SITRANS, los derechos de depósito de contenedores vacíos en un área total de 3.6 hectáreas.

Cálculos informados por la Empresa Portuaria establecen que en los terrenos licitados podría almacenarse desde 5.300 contenedores, en circunstancias que, de acuerdo a las indagaciones de especialistas chilenos y japoneses, corroboradas por simulaciones predictivas, con sólo 1.500 unidades, el daño resulta evidente por tratarse de cajas metálicas proyectadas contra la ciudad. “Es el Estado de Chile, que por intermedio de la Empresa Portuaria de Iquique (EPI), por FINES DE LUCRO Y CON CONOCIMIENTO DE CAUSA (los estudios y la experiencia mundial del impacto de los contenedores vacíos en caso de tsunami) deciden PONER EN RIESGO LA VIDA DE NUESTROS HABITANTES”, asevera en la comunicación que ya se encuentra en poder de los representantes de esta organización. Cabe hacer notar que el 13 de enero del presente año, la autoridad comunal presentó un recurso de protección, solicitando anular la concesión conferida por EPI a SITRANS. La medida legal se encuentra en proceso de trámite, a la espera del pronunciamiento de la Justicia.